NOVEDADES EN EL APLAZAMIENTO FRACCIONAMIENTO PAGO DE IMPUESTOS

Nuevos supuestos de deudas tributarias que no se pueden ni aplazar ni fraccionar (aplicable a procedimientos iniciados a partir de 1 de enero de 2017)
En el caso de deudas del retenedor, que ya no se podían aplazar, se suprime la excepción establecida hasta ahora para deudores que carezcan de bienes para garantizar y que la ejecución de su patrimonio pudiera tener efectos en el mantenimiento de la capacidad productiva o el empleo de esa actividad económica, o bien pudiera producir graves quebrantos a la Hacienda Pública.
Las deudas resultantes de la ejecución de resoluciones firmes total o parcialmente desestimatorias suspendidas previamente durante los recursos o reclamaciones.
Las deudas derivadas de tributos repercutidos, como el IVA, excepto que se pruebe que las cuotas no fueron pagadas.
Las deudas por pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades.
Aunque en la normativa nada se establece, según manifestaciones de responsables del Ministerio es posible que se flexibilice la norma permitiendo el aplazamiento de autónomos o pymes, sin prestar garantías, hasta un máximo de 30.000 euros y por un periodo de un año.
Sin embargo a fecha de hoy nada se ha publicado ni se ha desarrollado reglamentariamente, a pesar de haber entrado en vigor la normatvia vigente, y a las puertas de la liquidación del cuarto trimestre de 2016 cuyo plazo finaliza el 30 de enero, lo que esta generando gran incertidumbre entre los contribuyentes, la mayoria de ellos por ser el gran tejido empresarial, autonomos y pequeñas empresas que de nuevo se ven afectados por la normativa del gobierno recortando su capacidad de financiación, pues a pesar de las manifestaciones del Ministro Montoro, es una via de financiación que se recorta, y en caso de que el autonomo o la pequeña empresa acuda a la financiación externa no cabe ninguna duda que la misma se verá afectada pues el importe de financiación externa que se pida para el pago de los impuestos lo va a descontar la entidad financiera de la capacidad total de endeudamiento de la empresa o negocio, mientras que hasta el 31 de diciembre pasado se podia solicitar el aplazamiento de pago hasta un importe máximo de 30.000 € y por tanto dichos recursos dejan de estar disponibles para las empresas y autonomos.